fbpx
Ana Palomo
ANA PALOMO

Mi nombre es Ana, soy de Barcelona y descubrí por primera vez el yoga cuando estudiaba Historia del Arte en la universidad.

 

Aunque recuerdo perfectamente que, por diversos motivos, no me gustó del todo la primera clase de yoga que tomé, algo me impulsó a seguir explorando ese nuevo camino que se me abría porque intuí que ahí había algo muy poderoso y liberador.

Durante los primeros años, mi práctica fue muy intermitente, asistiendo a talleres, tomando clases en gimnasios, probando diferentes estilos y profesores…

Todo este periodo coincidió con mi formación como actriz, donde había una amplia parte dedicada al entrenamiento corporal y a la respiración. Este trabajo, unido a la práctica yóguica, despertó poderosamente mi consciencia corporal, respiratoria y energética.

 

Estaba aprendiendo a escucharme. Todo ello propició que, de manera natural y gradual, el yoga fuera ocupando más espacio en mi día a día.

Con muchas ganas de ser más autónoma en mi práctica y aprender más acerca de todos los aspectos que componen este camino espiritual en el que justo me iniciaba, decidí formarme en Spirit Sadhana School of Yoga cursando la formación de 200h para profesores de Hatha Vinyasa Yoga (Yoga Alliance). Con la intención de equilibrar mi práctica, y también de brindar energía lunar a mis clases, estudié Yin Yoga en 2021 (60h, Yoga Alliance), estilo que encontré fascinante, muy necesario en nuestro estilo de vida tan Yang y que me ayudó a abrir espacio en mi cuerpo y a descubrir un nuevo punto de partida para la meditación.

Ahora me siento llamada a integrar lo que he aprendido poniéndolo en práctica, mientras sigo aprendiendo como alumna.

Por lo general, el tipo de yoga que practico es Hatha Vinyasa. Ha significa “sol” y Tha significa “luna”. El objetivo del Hatha Yoga es equilibrar estas dos energías: la energía lunar y la energía solar, el yin y el yang, el femenino y el masculino. Es un yoga energizante a la vez que equilibrante. Lo practicaremos al estilo vinyasa, de manera que es una práctica dinámica con una parte de estiramientos y relajación al final, y siempre hay un tiempo dedicado a la meditación y pranayamas. Dependiendo del grupo, también guío prácticas de Yin Yoga.

No importa si es tu primera clase de yoga o llevas años practicando, habrá ajustes y
variaciones para que adaptes las posturas, experimentes con nuevos retos o tomes una práctica más tranquila si es lo que hoy te pide el cuerpo. Lo más importante es practicar con consciencia. Tu práctica es tuya, y yo me siento realmente agradecida por cada persona dispuesta a dejarse guiar por mí y, así, aprender juntos.

¡Nos vemos en la esterilla!
Namaste.